Seguidores

Mostrando entradas con la etiqueta Cronica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cronica. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de septiembre de 2015

33!!


Hoy en cierta manera se cierra un ciclo, lo que se inicio un 05 de agosto del 2010, cuando 33 mineros quedan atrapados en la Faena Minera San José, en un principio se pensó que eran 34, pero uno no fue a trabajar, pero esa es otra historia.

Treinta y tres mineros bajo tierra, nula posibilidad de rescate, debido a la inestabilidad de la mina subterránea, cero medidas de seguridad, no habiendo comunicación sin saber si estaban vivos todos o al menos uno.

Se intento ingresar por la entrada principal, pero la zona de derrumbe y las condiciones de la mina subterránea era nula la posibilidad, varios intentos fallidos, derrumbes tras derrumbe, daban de pensar en lo peor, pero el domingo 22 se da indicios de que están vivos con el famoso mensaje: "ESTAMOS BIEN EN EL REFUGIO LOS 33".





Desde ese momento, de aquel domingo 22 de agosto del 2010, se abren las esperanzas de rescate, ahora se debía pensar como sacarlos lo más pronto posible, en primer lugar sería proveer a los 33 mineros de alimentos, ropa y artículos de aseo.

Cual sería el modo más seguro y rápido de rescatarlo, es por tal que se pensó en la sonda, una especie de tubo de metal, con comunicación con los rescatistas, controlando su pulso cardiado, ademas de visibilidad del entorno para como bajaba la sonda, por el agujero.

Pero, para llegar es esto se debió lidiar con un montón de inconvenientes, maquinas de sondaje estropeadas, el agotamiento de paciencia de los familiares, el cual es entendible; y todo el tema legal de la poca seguridad.




Ya en el 2015 sabemos, muy bien cual fue el final feliz de los 33, y ya con varios meses del estreno en donde se hace una representación de lo sucedido el 2010 con los mineros, se termina un ciclo.

Hoy los mineros ninguno trabaja en faena minera, varios de ellos tuvieron que pasar por psicólogos y ayuda de profesionales.

La empresa que administraba la faena Minera San José, no tuvo ninguna pena legal por la negligencia de sus operaciones, tema discutible.

La Faena Minera San José, cerró y dio termino a su proceso de extracción.

Una historia que conte ya hace 5 años, en el cual insitu trataba de transmitir lo que sucedia, dejos los link del recuerdo..

Link:

http://solounblogmaschile.blogspot.cl/2010/08/un-final-feliz.html

http://solounblogmaschile.blogspot.cl/2010/10/corazon-de-minero.html

Y  además de una replica de la capsula Fénix que se utilizo para rescatar a los mineros, quien esta dentro es este humilde escritor.

Como dije al inicio hoy se cierra un ciclo...




CarlosMxAx

sábado, 15 de septiembre de 2012

Día Cero (capitulo tres)

     Como pasa el tiempo, desde cuando trate de iniciar esta aventura hace ya más de un año. Por el allá lejano 18 mayo del año pasado, debió pasar casi un año para que tuviera secuela la historia, pero en esta tercera entrega solo meses.
      Para quienes no conocer de que se trata, relato la historia desde un principio, espero pronto darle mayor importancia a esta historia, y que la entrega entre cada capitulo sea mas seguida...


Saludos!!!


19 mayo 2011

     Realmente desde punto el desierto se ve tan grande, son varios días buscando algún tipo de civilización, no recuerdo realmente como sucedió, solo se que era miércoles, día de bajada, estábamos tan felices de regresar a nuestro hogares, después de siete días largos de jornada laboral. 
     
     Mi ultimo recuerdo antes de ubicarme en este desierto, fue aquel resplandor de luz, de un momento a otro la noche se hizo día, después los gritos de mis compañeros de trabajo, el chofer perdió el control del minibus, pero lo mas traumante fue ver volar los vehículos, gente cayendo al vacío, algunos gritando, otros tal cual antorcha humana cayendo al pavimento, todavía puedo escuchar sus gritos.

     No se como salí ileso, solo que fuimos  expulsados fuera del minibus, solo pequeños rasguños tuvimos los del turno, una totalidad de 15 trabajadores.

     Sin titubear empezamos a caminar, ya perdimos la cuenta de cuantos días van, pero lo mas extraño que jamas nos percatamos que el desierto era tan grande, el silencio llega a ser ensordecedor, rumbo sin destino, tratando de entender que sucedió aquel miércoles, día de bajada.

     Esperamos llegar pronto a algún lugar, ya que realmente no sabemos si vamos en una dirección adecuada, olvido mencionar que después del haz de luz, ya varios son los días, que en el desierto se levanto una tormenta de arena, la cual solo nos deja ver a solo dos metros de distancia, la luz del sol, llega muy tenue, y de la noche, prefiero no hablar...



09 de abril 2012

     Si las noches son muy frías, pero lo más preocupante era el silencio, silencio absoluto, solo escuchábamos nuestra respiración. Los 15 seguíamos vivo, dejamos atrás el vehículo accidentado, tratando de buscar un poblado cercano, para pedir ayuda a los mal heridos que quedaron atrás, pero el caminar se hacia eterno, al igual que en la faena tome la iniciativa de dirigir el destino de nuestro deambular, donde debiamos detenernos y donde parapetar para pasar la noche fría. Pasado la semanas ya el desierto se nos hacia familiar, sabíamos muy bien a que hora debíamos parar, ya que el clima era muy ordenando en su rutina y las tormentas de arena eran muy puntuales todos los días.

     También supimos que bichos comer y de cuales no, recuerdo que en los primeros días, los dolores estomacales que tuvimos al comer el insecto equivocado, a su vez como recolectar agua del sereno, y no olvidar que debíamos enterrarnos bajo la arena, para soportar el frió.

     Pero, pasado varias semanas, había mucho calor de día y frió de noche, no encontrábamos poblado alguno, solo nosotros quince, no había señales de vida humana, y ya llevábamos, si no saco mal la cuenta, dos semanas perdido en este inmenso desierto.

     Ya el tema del accidente es solo un recuerdo, muchos quisimos olvidar las imágenes del fuego y que decir del haz de luz...


En el capitulo de hoy... (15 de Septiembre 2012)

     Vuelo 409, 21:30 hrs, zona, desierto de Atacama, sobre 1000 pies de altura.

     La noche se ve tranquila, jamás pensé que este simple vuelo tendría un cambio tan radical, el resplandor de luz a lo lejos, fue muy impactante, no fue un simple ha de luz, sino que el fuerte color azul que duro no más de 5 segundos. Menos mal a pesar de lo lejano del extraño acontecimiento, los instrumentos de la avioneta no detectan coordenadas de ubicación, "Atento Calama, indicarme coordenadas, no tengo señales de ubicación, ATENTO CENTRAL DE VUELO DE CALAMA, UN PUNTO DE REFERENCIA", despues del resplandor vino un apagón en toda la zona, inclusive los vehículos que circulaban por la carretera se apagaron las luces, y no creo estar tan equivocado, logre ver algunos vehículos volar unos varios metros sobre el nivel del suelo, si Calama se veía sus luces a lo lejos, pero en tan solo 5 segundos todo cambio, tratare de lograr alguna comunicación con la torre de control, "ATENTO TORRE DE CONTROL CALAMA!!!", no tengo respuesta, el combustible de la avioneta, no me dará un tiempo mayor de 1 hora, pero seria muy irresponsable tratar de aterrizar en estas condiciones, sin referencia, sin comunicación, y lo cual lo más importante sin instrumentos de navegación, además que la oscuridad es absoluta... deberé que pensar como le comunico a los 10 tripulantes de las condiciones en la cual nos encontramos....

     Mientras tanto a nivel de suelo...

(continuará)

lunes, 9 de abril de 2012

Día Cero

En el capitulo anterior...

     Esperamos llegar pronto a algún lugar, ya que realmente no sabemos si vamos en una dirección adecuada, olvido mencionar que después del haz de luz, ya varios son los días, que en el desierto se levanto una tormenta de arena, la cual solo nos deja ver a solo dos metros de distancia, la luz del sol, llega muy tenue, y de la noche, prefiero no hablar...




En el capitulo de hoy...

     Si las noches son muy frías, pero lo más preocupante era el silencio, silencio absoluto, solo escuchábamos nuestra respiración. Los 15 seguíamos vivo, dejamos atrás el vehículo accidentado, tratando de buscar un poblado cercano, para pedir ayuda a los mal heridos que quedaron atrás, pero el caminar se hacia eterno, al igual que en la faena tome la iniciativa de dirigir el destino de nuestro deambular, donde debiamos detenernos y donde parapetar para pasar la noche fría. Pasado la semanas ya el desierto se nos hacia familiar, sabíamos muy bien a que hora debíamos parar, ya que el clima era muy ordenando en su rutina y las tormentas de arena eran muy puntuales todos los dias.

     También supimos que bichos comer y de cuales no, recuerdo que en los primeros días, los dolores estomacales que tuvimos al comer el insecto equivocado, a su vez como recolectar agua del sereno, y no olvidar que debíamos enterrarnos bajo la arena, para soportar el frió.

     Pero, pasado varias semanas, había mucho calor de día y frió de noche, no encontrábamos poblado alguno, solo nosotros quince, no había señales de vida humana, y ya llevábamos, si no saco mal la cuenta, dos semanas perdido en este inmenso desierto.

     Ya el tema del accidente es solo un recuerdo, muchos quisimos olvidar las imágenes del fuego y que decir del haz de luz...

(continuará)

miércoles, 18 de mayo de 2011

Dia Cero.

Realmente desde punto el desierto se ve tan grande, son varios días buscando algún tipo de civilización, no recuerdo realmente como sucedió, solo se que era miércoles, día de bajada, estábamos tan felices de regresar a nuestro hogares, después de siete días largos de jornada laboral. 
Mi ultimo recuerdo antes de ubicarme en este desierto, fue aquel resplandor de luz, de un momento a otro la noche se hizo día, después los gritos de mis compañeros de trabajo, el chofer perdió el control del minibus, pero lo mas traumante fue ver volar los vehículos, gente cayendo al vacío, algunos gritando, otros tal cual antorcha humana cayendo al pavimento, todavía puedo escuchar sus gritos.
No se como salí ileso, solo que fuimos  expulsados fuera del minibus, solo pequeños rasguños tuvimos los del turno, una totalidad de 15 trabajadores.
Sin titubear empezamos a caminar, ya perdimos la cuenta de cuantos días van, pero lo mas extraño que jamas nos percatamos que el desierto era tan grande, el silencio llega a ser ensordecedor, rumbo sin destino, tratando de entender que sucedió aquel miércoles, día de bajada.
Esperamos llegar pronto a algún lugar, ya que realmente no sabemos si vamos en una dirección adecuada, olvido mencionar que después del haz de luz, ya varios son los días, que en el desierto se levanto una tormenta de arena, la cual solo nos deja ver a solo dos metros de distancia, la luz del sol, llega muy tenue, y de la noche, prefiero no hablar...
(continuará)