Seguidores

jueves, 31 de octubre de 2013

Día 31 - Gabriela Mistral


Todas íbamos a ser reinas, 


de cuatro reinos sobre el mar: 


Rosalía con Efigenia y 



Lucila con Soledad


En el valle de Elqui, ceñido


de cien montañas o de más,


que como ofrendas o tributos 



arden en rojo y azafrán.


Lo decíamos embriagadas,



y lo tuvimos por verdad, 


que seríamos todas reinas 




y llegaríamos al mar.


Con las trenzas de los siete años, 

 

y batas claras de percal, 




persiguiendo tordos huidos 




en la sombra del higueral.



decíamos, indudables como el Corán, 




que por grandes y por cabales 




alcanzarían hasta el mar.



Cuatro esposos desposarían,




por el tiempo de desposar, 




y eran reyes y cantadores




como David, rey de Judá.





TODAS IBAMOS A SER REINAS
Gabriela Mistral
(Imagenes del Parque Japones 
de La Serena, Chile)




----------------------------------------------------------------------------------

   Con este último poema doy por terminado el mes de Octubre, con una avalancha de poesías e imagenes de Chile, y como iniciamos con Pablo Neruda doy termino con Gabriela Mistral, ambos premios Nobel de Literatura.

   Déjenme decirles que este proyecto fue de gran satisfacción de descubrir letras chilenas, y compartir imagenes de mis viaje por Chile, queda en claro que todas las imagenes son de mi autoria, de varias etapas de mi vida, y en el cual hay imagenes del norte, centro y parte del sur de mi país, imágenes de viajes, vacaciones, otras del trabajo, campamentos mineros, etc.

   Como ya les decía, damos termino a octubre y noviembre se viene con gratas sorpresas...

Saludos!!!
CarlosMxAx





miércoles, 30 de octubre de 2013

Día 30 - Sergio Badilla




No hay quien le lleve mensajes



en todo este gentío




ni tampoco alguno dispuesto a interceder por mí



Se fue el verano y la perdí de vista, cuál era el número



de su domicilio, el color de su morada en ese andurrial



de Lima



frustré todo intento para volver a ella
....


(aún no he llegado a la desesperación)


Sólo sé que vivía con su madre y dos hermanos



y antes de tomar el colectivo



había un cielo de un gris insoportable



cuando nos dimos el último beso de despedida



en la avenida larga con esos vagos



que cantaban valsecitos, unas mujeres con pinta de puta,



pintarrajeadas como papagayos



niños pidiendo limosna, unos acosadores a la



salida de un comedero


próximos de la navidad del 2000 y



quizás pesando en el término del mundo



así mismo en la Edad Media con el milenio.



Los mormones y los bautistas se aprovisionaban


claro y si hubiese ocurrido el cataclismo... qué



esa vez un borracho se puso a mear su cerveza



a plena luz del día ¡qué desvergüenza con



los pantalones abajo!



¡La facha del cholo! Figúrense



ella mirando con normalidad esa escena



y yo con un beso de ingenuo en mis labios.








UN BESO DE DESPEDIDA
Sergio Badilla
(Imagenes corresponden a borde costero 
de Iquique, Chile)