Seguidores

miércoles, 18 de abril de 2012

Espejos...

   Hola!, buenos días, buenas tardes, buenas noches, todo depende de que meridiano me leas, y a que horario.

   Hoy no les quiero contar un cuento corto, ni mostrar fotos de mi ciudad, o comentarios sobre noticias recientes, ni menos de que música me gusta escuchar, no nada de eso.

   Hoy, incentivado por la constante lectura en bloggers que leo, con respecto a la oscuridad, miedo de niñez, que nos acompaña siempre, que nos vigilia y nos atemoriza. La oscuridad amiga inseparable del silencio y del temor a lo desconocido.

   En mi caso personal, recuerdo jamás haberle tenido miedo a la oscuridad, ni en mi niñez, al contrario a veces me sentía protegido, esa espesa oscuridad de que cuando tratas de ver, intentas abrir los ojos más de la cuenta no se ve nada, ni tus propias manos, solo se ve negro, en el cual no sabes ni donde estas, esa oscuridad que se vive cuando hay apagones, y no existe ninguna fuente de luz, jamás he temido.

   Pero, si hablamos de temer, de pequeño en especial de noche, siempre he temido a los espejos, recuerdo que era pequeño debía pasar por un espejo de un viejo ropero para poder ir a orinar al baño, era un espejo gigante, diría de casi 1.80 metros; era el único paso, evitaba verlo, ya que pensaba que en el reflejo saldría alguien que no fuera yo, o pasaba rápido o con miedo, los espejos de noche siempre me han dado miedo, pensando de quien este al otro del reflejo sea mi gemelo malvado, que solo actúa y que los espejos son ventanas de otra dimensión que esperan al menor descuido para apoderarse de mi, y que quede yo encerrado en el espejo, de pequeño siempre pensaba de la existencia de otro mundo detrás de los espejos.

   Hablo de que era muy pequeño, hoy en día a veces me topado viéndome al espejo de noche, mirando fijamente mi reflejo, no pierdo la mirada en mi vista reflejado, muevo la cabeza en ambos lados, sin un patrón común esperando que mi gemelo malvado cometa un error y sea descubierto en su eterna actuación, hasta el momento no he tenido logros.

   En fin, tan solo esto tenia para contar hoy, y como fuese antes ahora vienen la preguntillas...

   A que teméis?
   Teméis a la oscuridad?
   Existe el gemelo malvado?
   O teméis a los espejos?

Atte.
CarlosMxAx

12 comentarios:

  1. Los espejos de noche dan cierto respeto por los reflejos que dices, pare que alguien te está espiando.
    En general aunque no sea miedo propiamente dicho la oscuridad no me agrada. Me encanta la luz, la claridad.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos!!!! A lo que le tengo miedo es a las tormentas nocturnas si me cogen sola en casa. Pero no le tengo miedo al rayo... para mi el rayo es lo que me avisa del trueno, que es a lo que de verdad temo.
    Te contaré que de pequeña, antes de irme a la cama, miraba debajo de la cama, detrás de las cortinas y dentro de los armarios por si había algún mounstro. Esto me duró hasta los 15 ó 16 años, y recuerdo que me ponía la almohada en uno de mis costados para que no me cogieran. Besos españoles.

    ResponderEliminar
  3. A mi de peque todos los muñecos, cuando la habitación estaba a oscuras, me daban miedo... creía que iban a cobrar vida o algo así.. buff.

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches carlos ahora son las 23:30
    Jajaaja te imagino delante del espejo haciendo muecas a ver si pillas a tu gemelo malvado en un descuido...sigue que seguro que cae:))
    No he tenido miedo nunca y ahora sí... miedo a perder a los míos...será que me estoy haciendo mayor:(
    Muy bueno lo que nos cuentas hoy
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Yo de pequeña vi muchas veces la película los Crímenes del museo de Cera y cuando iba al baño pensaba que me lo iba a encontrar en la bañera.
    Hay cosas que nos causan miedo sin razón, pero así somos.
    Un abrazo y no tengas espejos en tu camino de noche.

    ResponderEliminar
  6. A mi me gusta mucho la oscuridad, de hecho en la noche hago casi todo sin prender la luz

    y a mi los espejos no me gustan mucho... no es que les tenga miedo pero no se, no me agradan

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Ese miedo a los espejos de noche es re común!!! Y no solo de niños, yo le sigo teniendo miedo a verme al espejo cuando es de noche y voy al baño. Qué nervios!!!!!! A la oscuridad no tanto en sí, pero sí a la COMPLETA OSCURIDAD, eso que mencionas por ejemplo de no ver nada de nada ni la punta de tu nariz. Bueno tb le tengo miedo a abrir los ojos en la madrugada y ver alguien a los pies de mi cama!
    HORROR!!!!

    Bueno, me gustó el post :)
    Beso!

    ResponderEliminar
  8. ¡Espejos, qué objetos tan seductoramente aterradores! ¿Es ése tu reflejo o es la imagen de otro ser, tratando de engañarte, haciéndote creer que eres tú? No lo sé... A veces me descubro en el espejo viendo el reflejo de «mi» reflejo, en el reflejo de mis ojos...
    a veces, asusta. Es como si alguien estuviera atrapado en mis ojos, alguien que no soy yo...
    "Los espejos son portales" ¡tan simple como eso!
    :)

    ResponderEliminar
  9. Mis temores se cultivan en la cueva mis oscuros pensamientos.

    ResponderEliminar
  10. Le temo a llegar a vieja y no poderme atender por mi misma, depender de otros para asearme, comer, en fin.

    No le tengo miedo a la oscuridad, al contrario, cuando está todo oscuro me levanto y camino por todos lados sin miedo.

    El gemelo malvado no sé si exista yo nunca lo he visto.

    No le tengo miedo a los espejos, nunca les he temido, al contrario, reflejan la Flor que nadie ve y eso me hace no temerles.

    Saludos Carlos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno hay espejos y espejos, todo depende de lo que reflejan.
    Tal como una batería, hay que "cargarlos" de buenas vibraciones, rodearlos de un ambiente positivo para que así al pasar por su lado solo evoquen buenas situaciones ya que la mente juega con el resto y nos puede hacer pasar un mal rato.
    Hay que evitar tenerlos en dormitorios, sólo en el baño. Por el contrario puestos junto a una mesa de comedor atraen la abundancia y la riqueza, para el Feng-Shui los espejos y el vidrio en general son iguales al agua, lo reflejan todo, es imposible mentirles ya que literalmente nos desnudan.
    Le recomiendo el film "espejos siniestros", tiene algunas verdades que vale la pena tener en cuenta a la hora de enfrentarse con el "hermano gemelo" que vive del otro lado.
    Saludos = sodulaS
    (con efecto reflejo)

    ResponderEliminar
  12. A mí de pequeña me daba miedo quedarme dormida estando sola. No pasar toda la noche sin mis papás, sino que no estuvieran ahí mientras entraba en el país de los sueños....

    De viejota, ahora y quizá para siempre, me aterra la posibilidad de quedarme ciega.

    ResponderEliminar