Seguidores

martes, 30 de septiembre de 2008

jueves, 25 de septiembre de 2008

Con mucho odio, dolor... digo basta!!!

Este es un extracto que salio hoy jueves 25 de septiembre en La Nación online...

Mariela tiene diez años. No ve, no oye, no se mueve, no emite sonidos, se alimenta y elimina desechos de su organismo por sondas, respira con la ayuda de un saturador de oxígeno y no expresa emociones. Sin embargo mantiene siempre sus grandes ojos abiertos, y de vez en cuando se ve una lágrima caer por su mejilla. Un gesto que estremece, pero que no es atribuible a una emoción, según comentan las "tías" que la cuidan. Mariela nació normal, sin enfermedades ni complicaciones de ningún tipo. Era un bebé como cualquiera, pero antes que siquiera esbozara sus primeros pasos, tuvo que enfrentarse a un infierno puertas adentro. Sus padres la maltrataban a menudo. No eran golpes. Eran palizas. La última de ellas -a dos meses de cumplir los dos años- la llevó de urgencia al hospital. No hubo mucho que hacer. Mariela sobrevivió, pero a un alto costo: quedó con daño neurológico severo y en estado vegetal.

Un tribunal de primera instancia sentenció a ambos progenitores a doce 12 años de cárcel, pero han apelado y continúan en libertad. Ninguno ha estado preso nunca y siguen a cargo del cuidado de otros dos hijos. Incluso tienen autorización de visitar a Mariela en forma vigilada. De hecho la han ido a ver en un par de oportunidades. La última vez, hace dos años, de los ocho que ha estado internada y conectada a máquinas en la Casa Nacional del Niño, donde recibe la atención especializada que necesita y donde un equipo de profesionales la peina, lava y mantiene preciosa y cuidada en su frágil cuerpo sin movimientos.

Mariela no alcanzó a comprender su drama. Por qué tuvo que sufrir tal nivel de violencia ni por qué la justicia ha tardado tanto. Tampoco se enteró cuando sus padres fueron a verla. Y es que no puede enterarse de nada. Ellos la dejaron "muerta" en vida.


Mientras leia, a punto de llorar, sentimiento de rabia, impotencia, como un padre puede destruir la vida de su hijo, a quien vio nacer que le entrego la vida, algo tan presiado.


Como es capaz de abusar, golpear a un ser tan indefenso...

No logro entender, que esos padres se dignen de llamarse asi...

Ni los animales, maltratan a sus crias...

La rabia me embarga, a aquel desgraciado, no lo mataria, si no que lo golpearia hasta el segundo antes de que muera, y cuando sus heridas cierren volveria a darle una paliza, que sufra en vida, perdon por lo que digo...

Pero, hoy en dia hay cosas que no me cuadran...


Fuente: La Nación


miércoles, 17 de septiembre de 2008

Feliz 18!!!



El roto minero es mezcla de roca, caliche y cobre
Pa la pega es como bruto
Y no ido quien lo sobre
Si me cortan los gringos
En la mira soy errante
Donde hay trabajo soy como ñeque
Y la pampa es bastante grande

Weeeera weeeera weeeyyy
Este dieciocho nada tomando
ya que la pasare trabajando
Se abre el blog-fonda un rato
pase deje su paya y coma empanaá
ese es el trato
pero no pase sin decir naá
le recuerdo este año
no tome mucha chicha
o pasara en el baño..
ya señores me retiro
y sin respiro
vamos pase pase
y deje su comentario...